¡Esta receta de Bizcocho de manzanas con calabaza y crumble de avena no puede estar más buena! Una receta con ingredientes de temporada que sabe a canela, a otoño, y por supuesto a manzanas. ¡Gracias Lola Bernabé por esta increíble receta!

Ingredientes
Para el bizcocho:

2 manzanas Ambrosia enteras
350 g de harina
levadura en polvo (1 cucharadita)
bicarbonato de sodio (1 cucharadita)
canela molida (1 cucharadita)
cucharadita de sal (½)
½ cucharadita de nuez moscada molida
240 g de puré de calabaza asada (aquí tienes la receta)
220 g de azúcar morena
120 g de compota de manzana Ambrosía (receta a continuación)
2 huevos grandes
150 g de manzana rallada

Para la compota de manzana
4 manzanas Ambrosia peladas y picadas
190 ml de agua
cucharadita de canela molida (1/2 )
3 cucharadas de azúcar

Para el crumble
50 g de azúcar
30 g de harina
25 g de harina de almendras
20 g de copos de avena
30 g de mantequilla fría sin sal, en cubos
¼ cucharadita de sal
1 /2 cucharadita de canela molida
⅛ cucharadita de levadura en polvo

Preparación
Precalentar el horno a 180 °C.

Primero, engrasar un molde de bizcocho rectangular (20 x 12 aproximadamente) poniendo en el fondo un papel de horneado.

Segundo, reservar en un cazo poner todos los ingredientes de la compota de manzana y dejar cocer durante unos 20 minutos a fuego suave hasta que el agua evapore y las manzanas estén tiernas. Triturar y dejar enfriar.

Para el crumble, en un bol mezclar todos los ingredientes salvo la mantequilla. Cortar luego la mantequilla en dados y con la punta de los dedos comenzar a mezclar hasta obtener una mezcla uniforme. También podemos hacerlo con una batidora eléctrica. Para ello colocaremos un un bol todos los ingredientes y mezclaremos con la batidora hasta conseguir que todos los ingredientes estén bien incorporados. Dejar enfriar en la nevera.

A continuación, en un bol grande, mezclar la harina, la levadura el bicarbonato de sodio, la canela, la sal y la nuez moscada. Añadir entonces el puré de calabaza, y el azúcar moreno con la compota de manzana y los huevos. Añadir ahora la manzana rallada y mezclar.

Luego, cortar finas rebanadas de manzana comenzando por el centro. Con ellas decoraremos nuestro bizcocho. Poner tres rebanadas a cada lado del molde (solo en el lado más largo).

Con mucho cuidado con ayuda de una cuchara, rellenar el molde cuidando que las rebanadas de manzanas no se muevan ni se caigan. Rellenar el molde 3 cuartas partes.
Espolvorear el crumble por encima. Esto le dará un toque crujiente muy rico a nuestro bizcocho.

Por último, hornear durante unos 40 minutos. Pasado este tiempo, tapar con papel aluminio y continuar horneando hasta que al introducir un palillo este salga limpio (unos 20 minutos más). Dejar enfriar por completo sobre una rejilla y desmoldar.

Trucos y consejos

Envolver bien en papel film y congelarlo (hasta 2 meses)
Prueba a añadir unas pasas
Tiempo de preparación 90 minutos
Dificultad: media
Raciones: 8