Con la llegada del verano somos muchas las que decidimos cambiar de look. Cortamos por lo sano, para no pasar calor, nos aclaramos el pelo, nos recortamos las puntas y muchas cosas más para afrontar la estación en la que nuestro pelo se estropea más con tanta playa y piscina.

Es verdad que el hecho de ir a la peluquería genera un poco de “miedo” pues sabes cómo entras pero no cómo vas a salir de allí, ya que la peluquera posiblemente haga lo que le apetezca. Por eso, lo más inteligente es decidir exactamente qué es lo que quieres antes de ponerte en sus manos. Para ello te dejamos algunos pequeños consejos:

PARA CORTES DE PELO:

  1. Si te haces coleta muy a menudo, tenlo en cuenta antes de meter tijera. Si no tienes claro cómo de corto lo quieres, habla primero con el estilista y te evitarás disgustos porque cuando empiezan a cortar sin límite asegurado… ya se sabe. Puede que te quedes si esa coleta.
  2. ¿Eres de las que sale de casa con el pelo mojado? Si no le dedicas mucho tiempo a tu peinado, eso también es fundamental a la hora de cortarte el pelo, sobre todo, si quieres hacerte flequillo, porque tendrás que levantarte 10 minutos antes para conseguir domarlo.
  3. Tienes que estar preparada para una verdadera transformación. Una vez que cortes no hay vuelta atrás. Si llevas más de un mes dándole vueltas a la cabeza, estás preparada sino sigue consultándolo con la almohada.
  4. Lleva fotos de la idea que llevas en la cabeza porque, a veces, explicarlas no sirve de mucho. De esta manera, el peluquero te entenderá mejor y no habrá margen de error. Pero ten en cuenta si ese peinado va a quedar bien con tu tipo de pelo.

PARA CAMBIOS DE COLOR:

  1. Pregúntate algo: ¿Cuándo fuiste más feliz con tu color de pelo? Esto puede ayudar a la peluquera a encontrar el tono más acertado y que mejor te va. No es lo mismo el color de pelo de los veranos de la adolescencia que el color que llevabas, a lo mejor, hace unos meses.
  2. Tienes que tener muy en cuenta de que tono es tu piel la mayoría del año. Es importante a la hora de decidir cuánto el color de tu pelo y cuánto tiempo lo llevarás.
  3. Cambiar de color de pelo no es un juego. Mira bien dónde vas a estar las siguientes semanas a tu cambio de color, pues necesitará mantenimiento. Y mira que no te pille de viaje.

Un cambio de imagen es importante, cuando vuelvas de la peluquería mírate al espejo y a la luz del día. Si te sigue gustando tu look, es que es perfecto. Si no es así, vuelve a quedar con el estilista.

DIVINA AMBROSIA – MANZANA DE CALIDAD