Siempre debemos cuidar nuestra piel y no dejar que esté seca ni tirante. Si dejamos de tratarla no tendrá luz, tendrá un aspecto apagado. Pero eso podemos remediarlo con 5 sencillos pasos:

  1. EXFOLIARLA CON PRODUCTO NATURAL

Cada cierto tiempo tenemos que hacernos un peeling para eliminar las células muertas para conseguir que nuestra piel luzca luminosa y elástica.

Hay muchas maneras de crear nuestro propio exfoliante con diferentes ingredientes. Puedes encontrar muchos en internet. Aquí.

  1. ACEITE

Los aceites esenciales son perfectos para relajar y calmar la piel. Además ayuda a lubricar la piel y hará que esté más suave y elástica.

  1. GEL SPA

Hay geles que son agresivos para nuestra piel y no deberíamos utilizarlos pues consiguen resecarla más. Estos geles son los que llevan detergentes o algún componente agresivo. Además, aunque nos digan lo contrario, usar esponjas para enjabonarnos no es lo más adecuado pues permanecen húmedas muchas horas y son una fuente de bacterias.

  1. ACONDICIONADOR DE PIEL

Seguro que usas acondicionador para el pelo, para que luzca sano y bonito. Para que al tacto esté suave y desenredado. Con la piel deberíamos hacer lo mismo y usar mantecas es la solución. Darán una nutrición extra a nuestra piel y conseguiremos la hidratación que buscamos.

  1. ACTIVAR LA CAPA DE PROTECCIÓN

Aunque no nos gusten las cremas que no se absorben rápido, en invierno deberíamos utilizarlas. Revertiremos la sequedad con las cremas corporales untuosas. En verano se pueden utilizar cremas más ligeras. Y durante todo el año podremos combinar nuestra crema habitual con las cremas reafirmantes o de efecto reductor.

¡Cuidemos nuestra piel! Al final es la que nos protege aunque no la tengamos en cuenta

Divina Ambrosia – Manzana de calidad