Sin prisas. Te levantas por la mañana y decides prepararte un buen desayuno, que es sinónimo de energía y vitalidad para todo el día.

Sin embargo, no todas las personas siguen esta rutina. Muchas personas no tienen el hábito de desayunar tranquilamente en casa porque no tienen tiempo. Por tanto, consumen desayunos ligeros y con pocos nutrientes.

Según los datos de la Encuesta Nacional de Salud en España, elaborada por el Ministerio de Sanidad y el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2012, el 12% de las personas solo toman líquidos como café, té, zumo o leche y el 3% no desayuna.

La importancia de un desayuno completo

El desayuno siempre ha sido considerado como la comida más importante del día.

Después de tantas horas de sueño, donde se consumen las reservas energéticas consumidas en la cena, hace falta ingerir una combinación adecuada de alimentos que contengan hidratos de carbono, vitaminas, fibras y minerales.

Todo ello fomentará el buen rendimiento intelectual y te dará energía para realizar todas las actividades que tienes durante el día.

Los alimentos que debe contener tu desayuno

La primera comida debe contener una combinación adecuada de productos. Estos son los alimentos que debes incorporar:

  1. Lácteos o derivados: Leche, yogur o queso.

Este grupo alimenticio contiene calcio, vitaminas y fósforo. Puedes tomarlo en versión desnatada, ya que contiene menos grasas.

  1. Cereales y productos con fibra: pan integral, avena, quinoa, etc.

Aportan hidratos de carbono complejos, proteína y poca cantidad de grasa, por lo que es una fuente de fibra. Aún son más sanos los productos integrales, que contienen más nutrientes y son más saciantes para el organismo.

  1. Fruta fresca

Fibras, vitaminas, minerales…La fruta y la verdura contiene una gran cantidad de antioxidantes. Son alimentos bajos en grasas y con azúcares naturales, muy saludables sobre todo para comenzar la mañana con un aporte de energía.

Olvídate de la bollería industrial, el azúcar, la mermelada, la mantequilla o el chocolate. Si combinas todos estos alimentos, puedes tener un desayuno saludable y lleno de sabor.

¿Cómo puedes combinarlo?

  • Tostadas de pan integral con tomate natural, aceite de oliva, lonchas de pavo o jamón serrano.
  • Bowl de avena con yogur o leche, frutos secos y frutas
  • Tortitas de avena elaboradas con claras de huevo, leche, canela y sirope de ágave.

Ahora ya sabes cómo puedes hacer un desayuno completo para llenarte de vitalidad de buena mañana.

¡Pruébalo!

DIVINA AMBROSIA | Manzana de calidad