La manzana es una de las frutas más consumidas y más saludables. Se pueden comer durante todo el año y, además, es una de las frutas que mantiene por más tiempo sus propiedades nutritivas.

Tiene una gran cantidad de beneficios para el organismo. Sin embargo, ¿es más sana consumirla con piel o sin piel?

Muchas personas prefieren pelar la manzana, ya que la piel está cara al exterior y pueden contener sustancias que no son buenas para la salud. ¿Hasta qué punto esto es cierto? ¿Cómo debemos comerla para que sea más saludable?

La piel de la manzana, nutrientes y fibra

La piel es la parte que más nutrientes y fibra tiene de la fruta. Por tanto, en el momento en que la pelas, no consumes todas las propiedades que hacen de la manzana una fruta completa e indispensable para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Una correcta limpieza antes de consumir la manzana es suficiente. De esta manera, eliminarás las bacterias que recubren la piel y podrás aprovechar sus múltiples beneficios.

Ácido ursólico y pectina

La piel de la manzana tiene dos sustancias con amplias propiedades: el ácido ursólico y la pectina. El ácido ursólico es una sustancia presente en la piel de la manzana. Es muy beneficioso para los músculos, el cabello y la piel. Además, controla los niveles de colesterol y de gluscosa.

Por otro lado, la pectina es un hidrato de carbono complejo que ayuda a disminuir la sensación de hambre y raletiza la absorción de otros nutrientes.

Estas propiedades solo se encuentran en la piel de la manzana, por lo que la mejor forma de consumirla es lavarla previamente.

La manzana de calidad, una fruta sabrosa y nutritiva que no puede faltar en tu lista de la compra.

DIVINA AMBROSIA | MANZANA DE CALIDAD